¿Por qué lo hacemos?

El acuífero de la península de Yucatán en México juega un papel vital como principa fuente de agua para la población humana en la superficie y para cada ecosistema que se interconecta desde abajo. El acuífero está amenazado por el desarrollo.

Cenote Stilt, Sistema Ox Bel Ha

Dos de las cuevas más largas conocidas en nuestro planeta se localizan en la costa caribeña de México. Ambas están completamente sumergidas.. Algunos de los descubrimientos arqueológicos más importantes de nuestro tiempo se han encontrado dentro de ellas, alumbrando nuestra comprensión de la antigua civilización maya y las primeras migraciones humanas a las Américas. Las cuevas inundadas dan vida a toda la región, transportando agua dulce a medida que avanzan desde el interior de la jungla hasta el Mar Caribe. El área sostiene una población de más de 1.5 millones de residentes, y es visitada por más de 10 millones de turistas cada año. Aunque este acuífero no está a la vista, al encontrarse bajo la superficie, se trata del hilo conductor que une la salud económica y el bienestar social de la región.

 

 

El acuífero está amenazado por el desarrollo continuo y sin control de la industria turística y un urbanismo descontrolado.

El futuro del área se ve amenazado por la insuficiencia de las instalaciones de tratamiento de aguas residuales y de gestión de residuos. En la actualidad se usan practicas anticuadas y desafadas, además de mal reguladas legalemente. La contaminación resultante amenaza la supervivencia de las playas, los arrecifes, la selva y la calidad del agua de la que depende cada residente y visitante para una vida saludable. A menos que la población sea consciente y educada sobre la importancia y la fragilidad del acuífero, el futuro de este importante recurso natural, cultural y económico continuará colgando de un fino hilo.

CONTACTO

E: info@cindaq.org

cindaq-logo-large.png
  • Facebook
  • Instagram